Declaración de fe

Dios: Creemos en un Dios eterno, manifestado en tres Personas distintas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. (Juan 1: 1-3, 18; 15:26; 17:11, 21)

Creación: Creemos que todas las cosas fueron creadas y siguen siendo sostenidas por Dios. (Génesis 1; Juan 1: 1-3; Colosenses 1: 16-17; Hebreos 1: 3)

La Biblia: Creemos que la Biblia, en su totalidad, es la Palabra inspirada de Dios y la única regla infalible de fe y conducta. (2 Timoteo 3: 15-17; Hebreos 4:12; 2 Pedro 1: 20-21)

Jesucristo: Creemos que el Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo, fue concebido por el Espíritu Santo, nacido de la virgen María, fue crucificado, muerto, enterrado, resucitado; que ascendió al cielo y ahora está sentado a la diestra de Dios, el Padre, y es verdadero Dios y verdadero hombre. Él es el único mediador entre Dios y el hombre, y logró la redención del hombre a través de su muerte sacrificial en la cruz (Lucas 1: 30-35; 1 Corintios 15: 3-5; Hechos 1: 9-11; Juan 3:16; 1 Pedro 1: 3-5, 8, 9; Romanos 2: 8-10)

El Espíritu Santo: Creemos que el Espíritu Santo, la tercera persona de la Trinidad, posee todos los atributos divinos del Padre y del Hijo. Él bautiza a todos los creyentes en el cuerpo de Cristo, la iglesia, en el momento de la conversión. El Espíritu Santo mora, instruye y da poder a todos los creyentes, dando varios dones con el propósito de equipar a los santos y edificar el cuerpo de Cristo. (Lucas 12:12; Hechos 2:33, 38-39; 1 Corintios 12: 4-31; Colosenses 1:18; Efesios 2: 19-22; 4: 11-12; Gálatas 5: 18-25)

Vida eterna: creemos en la resurrección de los muertos, la alegría eterna de los salvados y el castigo eterno de los perdidos. Creemos que el don gratuito de la vida eterna se otorga a cada pecador arrepentido que confía en la obra terminada de Cristo en la cruz para el perdón de los pecados. (Juan 3: 14-18; 1 Corintios 15: 20-22; 2 Corintios 5:10, 14, 15; 1 Tesalonicenses 4: 13-15)

La misión de todos los creyentes: creemos que el discipulado de las naciones, la Gran Comisión de Mateo 28: 18-20, involucra tanto el evangelismo personal como el abordaje de culturas y naciones enteras como se representa claramente en la Palabra de Dios, tanto la antigua como la antigua. Nuevo Testamento Creemos que la obra redentora de Cristo puede cambiar las instituciones de gobierno y cultura ordenadas por Dios de los hombres, incluso si cambia los corazones de hombres y mujeres. (Génesis 1: 26-28; Números 14:21; Isaías 9: 6-7; Mateo 28: 18-20)

La era venidera: no creemos que Jesucristo regrese a un mundo perfecto, sino que regresará para unirse a su novia (la iglesia) que se ha preparado para gobernar con él. (Apocalipsis 19: 7)

Creemos que la obra terminada de Cristo en la cruz sobre el pecado, y su resurrección corporal por el poder de Dios, es una victoria completa. Creemos en un cielo literal y una captura literal de los santos en la segunda venida de Cristo. (1 Corintios 15: 51-57; 1 Tesalonicenses 4:17)
Creemos que el gobierno soberano de Dios y el Reino alguna vez fueron, ahora son y aún están por venir. (Daniel 2:44; Mateo 6:10; 1 Corintios 15:24)

Declaración del reino

Cuestiones de libertad humana

1) La separación de la Iglesia y el Estado – Creemos en la separación explícita del gobierno de la iglesia y el gobierno civil, pero que es imposible separar los preceptos espirituales y éticos morales del derecho público, ya que toda ley es “religiosa” en ese sentido. busca recompensar el comportamiento “bueno” y castigar el comportamiento “incorrecto”.

2) Libertad personal: creemos que la conciencia de un individuo debe ser moldeada por la Palabra de Dios bajo el ministerio del Espíritu Santo, pero que en asuntos de fe, ninguna persona puede ser “convertida” por la fuerza humana o la coerción social.

3) La separación de poderes: creemos en el origen bíblico de las esferas de gobierno separadas para la humanidad y ese gobierno propio; gobierno familiar; gobierno eclesiástico; gobierno comercial; y el gobierno civil tienen responsabilidades y limitaciones específicas diseñadas para evitar la tiranía de una esfera de autoridad usurpadora del gobierno sobre la otra.

4) El lugar de la ley de Dios en la sociedad: creemos que las leyes del Antiguo Testamento de Dios se cumplen en Cristo, pero también reconocemos que dentro de esas leyes, ya que se aplican a la vida social y la cultura, hay principios y valores que llevan el corazón de Dios por la justicia y la misericordia. En un mundo caído.

5) Transferencia generacional: creemos que es el privilegio y la responsabilidad de los padres dar forma a los valores y la educación de sus hijos, con la ayuda voluntaria de los tutores de la elección de los padres, y que cada generación debe aprender de la sabiduría y la visión de generación pasada, ya que se basa creativamente en sus cimientos.

Problemas de la responsabilidad social de la Iglesia

6) La centralidad del Reino de Dios – Creemos que el evangelio del Reino de Dios es el punto central del mensaje de Cristo al mundo y que toda doctrina se relaciona con este mensaje central de reconciliación de toda la creación con la intención original de Dios.

7) El regreso de Cristo para cumplir el reino del Reino de Dios – Creemos que el Reino de Dios siempre ha sido, ahora lo es, y aún debe ser cumplido en su totalidad por Cristo cuando regrese.

8) La asociación del hombre con Dios: creemos que el Espíritu Santo de Cristo obra a través del hombre para lograr los planes de Dios para su creación, y que el hombre, aparte de Dios, no puede hacer nada de importancia eterna.

9) La Iglesia y la Cultura – Creemos que Cristo vino tanto para determinar el futuro de la humanidad en la eternidad como para influir audazmente en todas las dimensiones de la cultura humana en cada generación anterior a la eternidad. También creemos que la búsqueda de la justicia social y la creatividad es inseparable de la “fe demostrada con las obras” en nuestra búsqueda de la obediencia espiritual y el crecimiento personal.

10) “Dominio” y Sumisión Voluntaria – Creemos que en la era del Nuevo Testamento en que vivimos ahora, el “mandato cultural” de Dios de Génesis 1: 26-28 requiere una sumisión voluntaria de la humanidad al Señorío de Cristo, que se llama la iglesia tanto para modelar como para predicar en el “discipulado de las naciones”.